Rate this post

Desde hace algunos años se ha dicho a menudo que el estado de salud de las farmacias se ha visto afectado por la crisis socioeconómica y la competencia de los minoristas, que es una consecuencia directa de la liberalización.

Pero ¿qué está ocurriendo en este sector, que hasta finales de 2016 no parecía afectado por la influencia de todo lo que estaba ocurriendo a su alrededor?  existen cifras a que comprueban que desde 2017 la situación ha cambiado:

  • 2016 cerró con tendencias positivas en el canal total (+2,4% en términos de valor),
  • Impulsado sólo por los productos comerciales (+7,0%) frente a una ética sustancialmente estable. En el primer semestre de 2017
  •  La tendencia es negativa (-5,8%), afectada sobre todo por la caída de los productos éticos
  • (-7,2%), que está ligada a la caída del sector comercial (-3,9%). (Fuente: Nielsen – datos de junio de 2016).

Analizando estos datos, se puede deducir que con la crisis económica, los italianos también han comenzado a ahorrar dinero en medicamentos, la rentabilidad de la droga ética está disminuyendo y las farmacias están obteniendo mayores beneficios de la venta de productos comerciales (productos medicinales, dermocosméticos, suplementos, alimentos y productos para el crecimiento del bebé, productos veterinarios).

En este contexto, las farmacias se enfrentan a la competencia, los supermercados y los minoristas en general y para remediar esta situación que se está volviendo cada vez más preocupante, las farmacias están tratando de vestir la ropa de una compañía comercial autorizada relacionada con la salud.

¿Qué estrategias utiliza para competir con la nueva realidad y establecerse como una “Empresa de Salud”?

Para recuperar la posesión de su papel, cada farmacia debe utilizar en primer lugar las mismas “armas de la competencia”: el email marketing, los medios sociales, las aplicaciones móviles y la web en general.

Herramientas es para conocer a sus cliente

  • Cuántas veces ingresan en su farmacia.
  • Sus direcciones de correo electrónico.
  • Su zona de residencia.
  • Fecha de nacimiento.
  • Sobre todo su nombre.

En resumen, ¡enfoque en la relación farmacia-cliente para establecer una relación sólida y duradera entre los dos y transformar a cada cliente en un cliente fiel!. La lealtad se convierte en un paso obligatorio para cualquier empresa que quiera aumentar la facturación y el flujo de caja.

¿La solución? un programa de fidelización simple y eficaz, para explicar los beneficios que una farmacia puede derivar de un programa de fidelización, nos basamos en los datos del análisis “Loyalty Value Lab Survey (2010)” que muestra la comparación de la frecuencia de compra entre los titulares de las tarjetas.

Esta investigación muestra que los clientes que afirman realizar al menos una compra al mes con una tarjeta de fidelidad representan el 85% de los encuestados frente al 46% de los no titulares. Esta cifra puede leerse tanto como la capacidad del programa de atraer a los clientes más fieles como un estímulo para una mayor fidelidad a la farmacia donde se ha firmado la tarjeta.

Sin embargo, le recordamos que no es sólo la tarjeta la que mantiene la fidelidad del cliente, sino también la lealtad del cliente es un producto o servicio de calidad, una propuesta de marketing de valor para el cliente. La tarjeta de fidelización es una herramienta válida para reconocer al cliente cuando regresa, identificarlo y obtener datos útiles que de otro modo no serían conocidos por el farmacéutico.

Los datos se utilizan para comunicarse con el cliente de forma dirigida, conocer sus hábitos de compra y así poder ofrecer ventajas basadas en sus preferencias y necesidades. El análisis del comportamiento y satisfacción del consumidor, de hecho, ofrece al farmacéutico importantes indicaciones para la puesta en marcha de su programa de fidelización.

Asegurando un alto valor competitivo para la propia farmacia. Hoy en día, por lo tanto, la farmacia cuenta con un programa de fidelización digitalizado, universal y fácil de usar.