Rate this post

¿Sabías que los usuarios de un boletín informativo (Direct Email Marketing o DEM) por lo general pasan cerca de un minuto leyéndolo? El correo electrónico recibido se visualiza rápidamente, buscando algo que atraiga la atención y te permita leer el texto. Precisamente por este motivo, el objetivo fundamental de la maquetación de todos los correos electrónicos es organizarlos para que tu marca sea identificable y hacer el boletín agradable y fácil de consultar.

Por qué los correos son de alto impacto

Los gráficos son considerados como el elemento que genera un impacto emocional en los clientes, positivo o negativo y gracias a una correcta configuración de los correos electrónicos, el mensaje que deseas enviar adquiere credibilidad. Recuerda que los clientes leen tu newsletter impulsados por el deseo de hallar contenido novedoso, saber las promociones,  productos y servicios y mantenerse en contacto con tu negocio después de la compra de un servicio o producto. Ahora podéis observaros detalladamente qué elementos de un D

EM lo hacen efectivo a los ojos de nuestros clientes.

En primer lugar, hacer la maquetación de un boletín significa pensar en cómo se armarán los temas y su espacio en la página. Es importante crear soluciones que permitan comunicar el contenido de su correo electrónico de manera amigable a través de fotos, imágenes y logotipos. Además, el diseño debe ser claro y agradable y debe ayudar al lector a orientarse fácilmente. En general, el tamaño de un correo electrónico debe ser como máximo de 600 x 650 píxeles de ancho, con un pre-header, la vista previa del mensaje debe ser de 25 caracteres, con un título muy evidente, un subtítulo y un cuerpo del mensaje que resalte.