Rate this post

El servicio al cliente es un elemento clave en cada empresa porque refleja el alma de toda la empresa. Es lo que la gente recordará acerca de tu producto, es la experiencia que tienen y cómo hablarán de él a otras personas. Esto significa que tener un servicio al cliente disponible y eficiente en todos los niveles es una ventaja considerable para cualquier empresa.

Lo que se olvida fácilmente cuando se trata de servicio al cliente es que no sólo se refiere al trabajo del equipo de soporte, sino a la capacidad de resolver problemas en un 100% . El servicio al cliente comienza con el primer contacto que los consumidores tienen con su empresa. El objetivo es proporcionar una experiencia positiva desde el principio. Esto asegura más ventas, menos quejas y una buena memoria en la mente de tus clientes. Pero, ¿cómo puedes mejorar el servicio al cliente? Aquí van nuestros 5 consejos.

Ponte a disposición y participa activamente

Es importante que tus clientes puedan confiar en el hecho de que más allá del teléfono siempre hay alguien listo para responder a sus necesidades.

La preparación del equipo de soporte también es crucial

Puede resultar muy estresante poder pasar de un operador a otro sin recibir una solución a un problema. Por eso tu empresa necesita un buen servicio telefónico que se adapte al mercado. Una vez establecido el contacto con el cliente y la empresa, el objetivo principal debe ser escuchar y comprender. Debes ser sensible a las necesidades de los clientes y asegurarte de que se sientan escuchados para simplificar los procedimientos posteriores.

Mostrar cómo conocer el producto a través de una comunicación clara

La obligación del proveedor de servicio al cliente es ser plenamente consciente de las características del producto. De lo contrario, ¿cómo pueden satisfacerse las necesidades de los clientes? Ya sea que la resolución real esté en manos del equipo de ventas o del equipo de soporte, el conocimiento del producto sigue siendo un factor esencial. Lo que marca la diferencia es la formación de los empleados, que necesitan estar constantemente actualizados con las noticias de la empresa y el mercado. Las reuniones de negocios semanales son, por ejemplo, una gran manera de mantenerse al día y profundizar en sus conocimiento de los productos y servicios.

Lo que realmente importa es comunicar clara y directamente las características del producto. El servicio de atención al cliente debe expresarse de la manera más sencilla posible.

Mantén los tecnicismos al mínimo y trata de explicarlo lo antes posible

Esto te ayudará a ofrecer una solución a tu problema y adaptado a cualquier situación. Tus clientes más insatisfechos deben ser la mejor fuente de inspiración. Los clientes pueden enojarse e irritarse fácilmente y tratar con clientes irritables es un trabajo sólo para personas empáticas. Lo que puede ayudar es dar un paso atrás y volver a pensar cuando estaba en el otro lado del teléfono como cliente. La lista de calidades requeridas para tratar con los clientes es muy larga.

La característica número uno es la paciencia

Como líder o cualquier persona a cargo de la atención al cliente, debes ser capaz de mostrar sensibilidad a los consumidores, especialmente cuando la paciencia está llegando al límite. De esta manera, manteniendo una comunicación relajada y confortable, su empresa será reconocida como confiable y útil. A veces los clientes incluso pueden volverse hostiles si no consiguen lo que quieren. Cuando suceda, no tienes que enfadarte, quédate lo más callado posible y recuerda no tomar nada  personal.